13 Feb 2018

Unas vacaciones diferentes

Laura Cañamar y Andrea Sánchez

Haz un voluntariado al otro lado del mundo

¿Te gustaría viajar por el mundo, todo pagado, haciendo lo que amas?. Sí al leer esto sentiste cosquilleos en el estómago o unas ganas tremendas de correr por tu maleta, sigue leyendo, porque tu aventura te está esperando.

Lorena González, una estudiante de Ingeniería en Tecnologías Electrónicas y Robótica (ITR), decidió un verano dar clases de deportes a niños de primaria. Sin embargo, con la pequeña variante de que su servicio se encontraba a 4,894 kilómetros lejos de su casa, en Huancayo, Perú.

Lorena en Machu Picchu

Durante 6 semanas, Lorena respiró, comió y vivió al estilo peruano. Logró transmitir todos sus conocimientos y experiencias a niños de bajos recursos, solo pagando el costo de su vuelo.

Te preguntarás ¿Cómo lo hizo?, muy fácil,  encontró  la organización mundial perfecta para ella, AIESEC.  La Association Internationale des Etudiants en Sciences Economiques et Commerciales (por sus siglas en francés, AIESEC) es una organización donde trabajan jóvenes, con el único objetivo de desarrollar la empatía y el liderazgo a través de proyectos sociales alrededor del mundo.

Con  126 comités en los 5 continentes, ofrecen un amplio catálogo de opciones para irte al extranjero. Desde la cultura que quieres conocer hasta el proyecto social que más te convenza, puedes tener una experiencia hecha a tu medida.

En el momento en que Lorena se inscribió en la página, la célula de AIESEC UDEM, se puso en contacto con ella para guiarla en el proceso. Después de tres entrevistas y una videoconferencia con  los encargados de su proyecto social, inició su aventura.

“Lo que más me gusto sobre AIESEC, fue que te acompañan en todo el proceso. Llegué a Lima, y el comité de  Perú ya me estaba esperando para llevarme con la familia que me iba a recibir”.

Voluntarios en Huancayo, Perú

Durante su verano, Lorena estuvo con finlandeses, alemanes, chinos y franceses, compartiendo el objetivo de apoyar a la comunidad Santa Rosa de Ocopa. A través de dinámicas sencillas, como pintar, manualidades y rondas infantiles, Lore se llevó una gran experiencia compartiendo su tiempo con los niños.

Lorena con niños de Santa Rosa de Ocopa

“Es muy sencillo, solo encuentra un proyecto que digas “Wow yo quiero hacer eso” y empieza tu aventura. Todo se vuelve una experiencia increíble”.

Lorena después de esta experiencia, cambió su manera de pensar sobre otras culturas y creció su deseo de seguir explorando el mundo.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *