Ser

“Creer en Dios es una apuesta de fe”, concluy