22 Feb 2013

Revela secretos de las grandes historias

Por Ana Cristina Rangel y Belibet Andrade / Agencia Informativa UDEM

En la conferencia El Secreto de las Grandes Historias, el director y productor con más de 25 años de experiencia, compartió fragmentos de la película En América, en donde demostró que los argumentos tienen un eje de misterio, que obligatoriamente carga al fantasma de su pasado y el amor que lo impulsó a continuar en la búsqueda de su superobjetivo.

México necesita contar sus propias historias y hacer que la audiencia sienta empatía por los personajes en el cine no sólo como entretenimiento, sino para que se conviertan en experiencias de vida, señaló Paul Brown, profesor de New York Film Academy el 20 de febrero en la Sala de Eventos del CCU.

En la conferencia El Secreto de las Grandes Historias, el director y productor con más de 25 años de experiencia, compartió fragmentos de la película En América, en donde demostró que los argumentos tienen un eje de misterio, que obligatoriamente carga al fantasma de su pasado y el amor que lo impulsó a continuar en la búsqueda de su superobjetivo.

Dentro de las grandes historias suceden dos hechos importantes, lo que significa que existe un pasado que persigue al personaje y otro que lo afecta en sus decisiones.

Tanto los personajes como los espectadores tienen cuatro dimensiones: mi yo público, que es el que se le presenta al mundo; mi yo privado, el cual representa los secretos; mi yo ciego, lo que no se puede ver de sí mismo y mi yo sin descubrir, lo que aún está por manifestarse, explicó.

El colaborador de series como The X-Files y Star Trek, exhortó a los alumnos a escribir historias reales, dejar a un lado el temor del que dirán y mostrar sus sentimientos a fin de hacerla suyas para que expresen palabras o sentimientos que nunca dirían, no importa si no tienen un equipo especializado, pues las limitaciones técnicas, no son obstáculo para hacer una gran historia.

«Si quieres estar en este negocio, que es el viaje más largo que harás en tu vida, tienes que trasladar tu ego e ideas a tu corazón».

«Las pocas personas que se atreven a revelar su alma, son las que se convierten en las artistas que amamos y los que crean las historias que duran para siempre», puntualizó.

Contó que antes de venir a México, tenía la percepción de un país violento, sin embargo al llegar a Puebla encontró una ciudad romántica, envuelta en los detalles característicos, quizá por su arribo el 14 de febrero.

Su idea de que en cada esquina hay una historia se reforzó cuando en esta ciudad, platicó con un organillero cuya familia lleva 60 años en oficio y consideró como una posible trama la posibilidad de que uno de los descendientes se negara a continuar tocando las mismas 12 canciones.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: