03 Oct 2017

El profesor Honorio y la sensibilidad de la música

Carmen Coronado, Mirza Tello y Sandra López.

José Honorio Cárdenas Vidaurri es un músico del contrabajo, también es Director de la División de Educación y Humanidades y su sueño más grande ha sido producir música.

Además de su trabajo como Director de la División, José Honorio pertenece a una agrupación coral de más de 48 años de antigüedad, toca varios instrumentos y disfruta de dar serenatas desde su juventud.

“Me parecía impresionante lo que hacían con sus manos, poder hacer música”

Y su primer gran sueño nació al ver que sus compañeros de escuela tocaban guitarras. Sus dedos de a poco se fueron soltando y con el tiempo experimentó con la guitarra eléctrica.

Pronto se unió al Coro de San Juan Bosco de su parroquia, al que pertenece desde hace 25 años y en la que conoció su instrumento preferido: el contrabajo, también conocido como «tololoche». Aunque además de éste y la guitarra, toca el bajo eléctrico y algunas percusiones como el pandero.

El profesor Honorio con su «tololoche».

José Honorio ha compuesto un par de cantos con motivos de su matrimonio que son interpretados en este coro, mismo que destaca por su originalidad ya que experimentan con estilos musicales en letras tradicionales al incluir ritmos modernos como el jazz en canciones como Noche de Paz.

“Algunas letras son tomadas de cantos en inglés setenteros y cambiamos un poco la letra para hacerlos más religiosos, aunque eso no lo hace parte de la música sacra, pero hablar de liturgia en México te da muchas libertades, esto no lo podríamos hacer en Roma de ninguna manera.”

Para él, el contrabajo es más que acompañamiento. Puede marcar el ritmo, resaltar una melodía plana, aviva el sonido, acompaña las voces:

“Es un instrumento que hasta te alegra un funeral, produce una música tranquila y armónica que ayuda a desprenderse y a encontrar paz en momentos difíciles, tiene verdadera sensibilidad”.

Este instrumento es versátil y necesario para géneros regionales como las rancheras, la cumbia, sones, huapangos y hasta el jazz, además las baladas románticas que son las favoritas de José Honorio.

“En México tenemos composiciones preciosas que expresan sentimientos, de dolor y amor que se tuvo o se tiene”.

Las interpreta desde joven con su grupo de amigos en serenatas para sus novias y madres, lo que le ha ganado varias experiencias.

Mira el siguiente clip para escuchar una de ellas:

Para José Honorio, algo importante que todo ser humano debería hacer es descubrir cuál es su instrumento, aunque al principio parezca difícil y pensemos que nunca podríamos ser como los grandes genios, es cuestión de constancia, ya que no se necesita ser virtuoso para aprender un instrumento y compartir el sentimiento de la música.

Escucha la recomendación que tiene para ti:

Conoce también a ARTURO SEGURA.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *