28 Ene 2011

El 47 % de los «ninis» de San Pedro son de clase media

Por Mariana Torres Romo y Gabriela Tattersfield Marty / Agencia Informativa UDEM

El 7.9% de los jóvenes que habitan San Pedro son "ninis" debido a la falta de oportunidades laborales y académicas, convirtiéndolos en trabajadores potenciales que buscan satisfactores personales inmediatos , y queestán en riesgo de entrar en drogas, delincuencia o pandillas.

Alberto se levanta alrededor de las 12, agarra una bolsa de papas, se «tira» en la cama a jugar Xbox durante tres horas mientras manda mensajes por el celular y checa su Facebook; cuando se aburre llama a uno de los dos mil 765 jóvenes sampetrinos que como él, ni estudian, ni trabajan.

El 7.9 por ciento de los 35 mil jóvenes que habitan en San Pedro Garza García son «ninis», una población que va en aumento debido a la falta de oportunidades laborales y académicas, pero sobretodo, a la carencia de reglas y límites impuesta por los padres.

María de la Paz Michele Mendoza, directora general del Instituto Municipal de la Familia de San Pedro (Infamilia), aseguró que los «ninis» son jóvenes desorientados sin sentido claro de su vida.

La principal causa es la falta de orientación de los padres sobre lo que es bueno y valioso,  éstos adolescentes son víctimas del abandono familiar, en su mayoría por necesidad económica que obliga al padre, madre o ambos a trabajar.

En San Pedro, el 20 por ciento de las mujeres son jefes de hogar, lo cual impide el acompañamiento, la supervisión e incorporación del hijo en el sistema educativo y una motivación de calidad que la familia debe brindar, dijo Michele Mendoza.

En el sector oriente de San Pedro, esa ausencia de padres se manifiesta en su exceso de participación social, con amigos en el club o los casinos, mientras que las casas se quedan sin supervisión y los hijos sin vigilancia.

«Los padres nos hemos zafado de la responsabilidad de crear hijos responsables, y entonces los dejamos a la deriva con la televisión, video juegos y amigos, sin querer meternos en la responsabilidad de tomar decisiones, educarlos proactivamente, que estén motivados», indicó Jesús Castillo López, vicepresidente del Colegio de Psicólogos de Monterrey.

Estadísticas del Instituto de la Juventud de San Pedro indican que el 47 por ciento de la población «nini» pertenece a la clase social media, datos que coinciden con los especialistas.

Michele Mendoza y Castillo López, concordaron que esta población incluye a los jóvenes con medios monetarios, a diferencia de la protección de la familia y la aceptación del entorno social de una persona financiado por el cónyugue o los padres.

Una encuesta realizada por Infamilia en el 2009, indicó que sólo el 15 por ciento de los padres sampetrinos educan a sus hijos en base a reglas y límites, el 85, suple con lo material la educación a base de esfuerzo y superación, donde lo valioso es el éxito económico y no una actitud de respeto y responsabilidad.

«La pobreza pública que hay en la sociedad, es por la serie de carencias que hay en la familia, ¡No nos educan! No hay respeto porque no hay personas que vivan el respeto, no hay justicia porque no hay personas que vivan el valor de la justicia, esas virtudes se enseñan en familia», señaló la directora de Infamilia.

Para el director del Instituto de la Juventud de San Pedro, Federico González de Alba, el «ninismo», no puede dejarse a un lado, pues representa una población en riesgo de caer en las garras del crimen organizado.

Castillo López, también maestro de la Universidad de Monterrey, advirtió que  un trabajador potencial es deseoso a recibir «dinero fácil», busca satisfactores personales inmediatos y está en riesgo de entrar en drogas, delincuencia o pandillas, en donde se obtienen las cosas sin la necesidad de esforzarse.

«Esa falta de la presencia y acompañamiento de los padres hacia los hijos, es lo que genera que se adhieran a estas estructuras», agregó Michele Mendoza.

Alberto tiene coche, celular, computadora y «su semana»,así que  piensa que no necesita una preparación académica para tener un mejor futuro, al fin y al cabo sus padres le dan satisfactores inmediatos para no tener que lidiar con él.

Pero cuando estos ya no estén, ¿de dónde obtendrá «dinero fácil» sin esforzarse?

Fecha de publicación: 28 de enero de 2011

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: