24 Mar 2011

Camina a Santiago: Una metáfora de vida

Por Verónica Biagi y Luis Hibert / Agencia Informativa UDEM

Su camino comenzó en St. Jean Pied, Francia, donde a pesar del frío, las colinas empinadas y la dificultad de caminar en la nieve, siguió adelante hacia su objetivo.

Tras 45 días de peregrinación a pie hasta llegar a Santiago de Compostela, Norma Elia Cantú Ramón, compartió su viaje, experiencias y aprendizajes en El Camino de Santiago.

En el Auditorio 3 de la UDEM, la catedrática de la Universidad de Texas explicó que su viaje en España fue con el propósito de enriquecerse espiritualmente.

El camino comenzó en St. Jean Pied, Francia, donde a pesar del frío, las colinas empinadas y la dificultad de caminar en la nieve, siguió adelante hacia su objetivo.

«Una cosa que dice la gente es que el camino te da lo que necesitas, muchas veces andábamos perdidas y salía un señor en donde no había nadie y nos ayudaba a encontrar el camino», afirmó Cantú Ramón.

Durante el recorrido visitó diferentes lugares como monasterios, iglesias, capillas, hostales, albergues, pensiones y casas rurales, entre otros.

En la ruta existen varios símbolos que los peregrinos identifican y encuentran durante todo el camino, como son la concha (símbolo de una leyenda de Santiago), la oca (representada con la forma de las patas) y las flechas amarillas que están colocadas en piedras, muros y árboles, que indican al peregrino el camino.

El camino se puede ver como una metáfora de la vida, en donde te vas dando cuenta de las etapas de la vida conforme a lo que va pasando el tiempo y cómo una persona se puede ir fortaleciendo y desprendiéndose de cosas que no son tan necesarias, puntualizó Cantú Ramón.

Fecha de publicación: 24 de Marzo de 2011

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: