25 Feb 2008

Ayudan a la reconstrucción de Chacuala, Hidalgo

Por Alejandra Villaseñor / Agencia Informativa UDEM

Un grupo de 82 personas, entre maestros, alumnos y miembros del Grupo de Guías de México, fueron quienes edificaron nueve casas y seis ampliaciones a los pobladores víctimas de los estragos del huracán Stan.

Atravesaron un río para cargar los materiales, construyeron bloques con cemento, arena y cal; levantaron paredes y castillos hasta vaciar las losas y aunque el trabajo fue pesado, los estudiantes del Bachillerato Internacional (BI), fueron premiados con sonrisas por parte de la comunidad Chacuala, San Felipe Orizatlan, Hidalgo a quienes les reconstruyeron sus viviendas.

Un grupo de 82 personas, entre maestros, alumnos y miembros del Grupo de Guías de México, fueron quienes edificaron nueve casas y seis ampliaciones a los pobladores víctimas de los estragos del huracán Stan. Lucía Anastasia Ruiz, maestra del BI, Unidad Valle Alto (UVA) informó que Hábitat para la Humanidad, fue la institución que proporcionó el material para la construcción, mientras que los maestros y alumnos pusieron la mano de obra.

Los estudiantes realizan su servicio social, pero desde el 2005 acordaron canalizarlo a través de la asociación Creatividad Acción y Servicio (CAS), luego de que en diciembre de ese año, los huracanes Wilma y Stan destruyeron las viviendas en los estados de Chiapas, Veracruz, Oaxaca e Hidalgo.

Para realizar el proyecto, dieron un donativo de 10 pesos para la reconstrucción y repartieron calcomanías para promover el proyecto, pero sintieron que con la aportación económica no era suficiente.

«En una reunión se les motivó a los jóvenes a repartir calcomanías, al final se acercó una estudiante y me dijo `yo con $10 pesos no siento que haya ayudado a la reconstrucción en Chiapas, yo quiero ir a construir sus casas», recordó la maestra.

Posteriormente contactaron a Hábitat para la Humanidad y a Guías de México quienes, junto con el BI, unieron esfuerzos, cada uno basado en su especialización.

Durante su estancia, los asistentes se despertaban a las 7:00 horas para desayunar y estar listos a las 8:00 horas.

Después ayudaban en la construcción de casas de las familias para lo cual se dividieron en patrullas y así cada una hacerse cargo de una tarea en especial. Durante sus labores preparaban la mezcla para poner el piso, la losa, colocaron los bloques, construyeron las paredes, rellenaron castillos, entre muchas otras cosas.

«Ves la felicidad con la que se ayudan unos a otros, con tanta grandeza, y que lo poquito que tienen te lo ofrecen sin duda alguna, sus cómales hecho de lodo y paja donde preparan sus ricas tortillas y sus guisos preparados con chiles el cual te ofrecían a la hora de la comida».

Chacuala es una comunidad que carece de energía eléctrica y se abastecen del agua de un río a través de un sistema de mangueras.

«Esto realmente fue una experiencia muy bonita porque al estar trabajando sorpresivamente podía llegar una señora de la comunidad y te ofrecía un poco de los que ellos tienen», señaló Sergio Alberto Méndez de sexto semestre de la UVA.

En el 2007 los estudiantes de BI fueron a Illito, en San Martín Chalchicuautla, San Luis Potosí, donde ayudaron a reconstruir siete casas y terminaron una, que contrastó con la de palos y paja que tenían anteriormente.

Fecha de publicación: 25 de febrero de 2008

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: