02 Feb 2011

A mayor poder, mayor prejuicio.

Por Gloria Dávila y Ana Quijano / Agencia Informativa UDEM

Para disminuir la desigualdad y diferencias entre los grupos sociales, se debe de evitar los prejuicios contra grupos minoritarios, a fin de acabar con el círculo vicioso que indica que a mayor poder, aumenta la desigualdad en el mundo.

Para disminuir la desigualdad y diferencias entre los grupos sociales, se debe de evitar los prejuicios contra grupos minoritarios, a fin de acabar con el círculo vicioso que indica que a mayor poder, aumenta la desigualdad en el mundo.

Cuatro especialistas de la Universidad de Granada, España, compartieron los resultados de sus estudios de Desigualdad en los Grupos Sociales durante la Cátedra de Temas Actuales de Psicología Social el 31 de enero en Teatro del CCU.

La catedrática Rocío Martínez explicó que la discriminación se debe a que los individuos tienden a deshumanizar a los grupos ajenos,  mientras Rosa Rodríguez-Bailón señaló que por lo tanto los poderosos tienden a segregar a los subordinados, lo que ocasiona la desigualdad de los grupos sociales.

«Tras un año de estudio, se concluyó que mayores diferencias de poder en una sociedad determinada ocasionan mayor discriminación hacia los menos favorecidos», explicó Guillermo Willis.

El ex UDEM de Psicología y hoy maestro en la universidad granadina, apuntó que el hecho de que algunas personas tengan más dinero, se relaciona con la orientación a creer que unos grupos son mejores que otros.

A través de un mapa conceptual, Rodríguez-Bailón, coordinadora del Master, analizó el comportamiento de los individuos en cuanto a la legitimidad del poder, y concluyó que en el legítimo el individuo poderoso busca la aproximación con sus subordinados, mientras en el ilegítimo ve a los subordinados como una amenaza, por lo que evita establecer una relación.

Miguel Moya Morales, doctor en Psicología Social, presentó como estrategia para la reducción del prejuicio la importancia de debilitar la activación automática de estereotipos, es decir, combatir el prejuicio implícito, que es el que está en el subconsciente.

La importancia de este estudio radica en que futuras generaciones aprendan a ignorar la pertenencia grupal y empiecen a tratar individualmente a cada persona sin importar su grupo social.

Fecha de publicación:02 de febrero de 2011

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: