06 Oct 2015

Una fundación que cambia vidas

Servando Gutiérrez y Ana Sofía Garza

“Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas.” Paulo Coelho

Al entrar a carrera, muchos de nosotros nos preocupamos por el gran cambio que se nos presenta — un cambio de compañeros, de ambiente y para algunos, hasta de ciudad. Pero esto no fue un obstáculo para que Lore Assad, estudiante de Psicopedagogía de 5to semestre, comenzará a abrirle la puerta a una gran oportunidad que ha cambiado su vida por completo: la fundación Existe ABP.

Lore Assad junto con un compañero.

Lore Assad junto con un compañero.

Los sábados por la mañana, tres veces al mes, Lore, junto con un grupo de voluntarios, organizan actividades para niños de bajos recursos. “Tratamos de hacer actividades culturales, deportivas, motivacionales, de formación, y sociales. Lo que nosotros queremos en los niños es inculcarles, a parte de los valores, un estilo de vida y que vayan encontrando lo que les apasiona al igual que ir conociendo cosas nuevas.”

Estos dos años de Existe ABP, han llevado a los niños a empresas diferentes, se les han dado pláticas motivacionales y los han visitado diferentes profesionistas. “Muchos quieren ser bomberos, policías, o trabajar en museos. Sus estándares y sus ideales van creciendo porque se los vamos abriendo un poquito.”

Este es el logo de la asociación.

Este es el logo de la asociación.

Lore nos comparte que Existe nace de la inquietud que tuvieron ella y un grupo de amigos al ver la necesidad y la carencia que hay, no solamente económica, sino que de valores que tienen los niños de nuestra sociedad y aún más los que tienen pocas oportunidades de tener una buena educación en casa y en la escuela. “Los niños crecen con mucha carencia de valores, con mucha carencia de amor, de buena convivencia familiar que eso luego les va trayendo consecuencias a corto y largo plazo.”

Al preguntarle acerca de lo más difícil de tener una fundación, Lore confiesa que es la parte de los voluntarios ya que se debe de estar en constante contacto con ellos y que ellos tengan continuidad con los niños para que tengan un lazo más fuerte. Pero a la vez, no se queja de los voluntarios que tiene: “La verdad ser voluntario es algo admirable, no les estás pagando ni les estas dando un beneficio económico sino que el beneficio que la mayoría de las veces te trae mayor entusiasmo y te satisface más que es el poder transmitirle algo a los demás y poderlos ayudar. Pero a su vez tienes que ser el ejemplo de lo que quieres transmitir, y eso es muy difícil.”

El tener una fundación es una responsabilidad muy grande y Lore confiesa que no ha dejado de salir con sus amigos ni ha dejado de hacer las cosas que le gustan, sino que ha aprendido a priorizar. “Tienes que estar dispuesta a que vas a caer muchas veces, y muchas veces si me he frustrado, pero gracias a Dios todo sale y pues tenemos a un grupo muy padre de gente que desde un principio me ha apoyado.”

Se necesita de compromiso y de sacrificios pero Lore está dispuesta a estar al cien en esto. “Todo se puede lograr y estamos súper contentos porque vemos como a los niños si les ha impactado este proyecto. Estoy trascendiendo en algo y yo quisiera que también estos niños aprendieran a trascender.”

https://www.youtube.com/watch?v=ur978crjWwA

Etiquetas:      

 
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.agenciainformativaudem.com/una-fundacion-que-cambia-vidas">
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *