16 Feb 2012

Sensibiliza Rupnik valores humanos a través de arte religioso

Por Rosalba Quiñones/Agencia Informativa UDEM

En la Vigésima Octava Cátedra de Arto Sacro, titulada Marko Rupnik y El Arte Religioso del siglo XX y XXI, Heinrich Pfeiffer enfatizó que Rupnik es el ejemplo de que en siglo XXI el arte cristiano fusionado entre la iglesia oriental y occidental abre una ventana a la nueva evangelización del mundo.

Para sensibilizar a la sociedad hacia la práctica de valores humanísticos, actualmente Marko Rupnik utiliza como instrumento clave el arte religioso, señaló el padre Heinrich Pfeiffer, director del Curso Superior para los Bienes Culturales de la Iglesia, en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, el 14 de Febrero en el Teatro del CCU.

En la Vigésima Octava Cátedra de Arto Sacro, titulada Marko Rupnik y El Arte Religioso del siglo XX y XXI, el sacerdote enfatizó que Rupnik es el ejemplo de que en siglo XXI el arte cristiano fusionado entre la iglesia oriental y occidental abre una ventana a la nueva evangelización del mundo.

«Podemos ver en cada una de las obras de Marko Rupnik elementos muy dinámicos; por ejemplo las lineas que utiliza en Sedes Sapientiae crean un dinamismo, y otra cosa interesante es que la estrella de ocho puntos, que es la estrella cristiana, se ve con más vida, todo es cromático, el rojo, el blanco y el oro son los tres colores que caracterizan su arte», expuso Pfeiffer, también especialista en Historia del Arte.

Durante la Cátedra el religioso, enfatizó que el artista de origen esloveno fungió como director del Taller de Arte Espiritual del Centro Aletti en 1995 donde reunió a personas provenientes de países ex comunistas y de occidente, quienes antes de realizar una obra meditaban media hora, ya que sin ésta, no podían comenzar a pintar.

Por su parte el director del Departamento de Arte, Arquitectura y Diseño de la UDEM, Roberto Salinas Martínez, explicó que el autor conjuga en sus obras toda una serie de elementos diferentes, como lo es el mosaico bizantino, que lo utiliza con un tratamiento adecuado al siglo XXI que también incluye el dinamismo que lo caracteriza, mismo que permite amalgamar el aspecto técnico con el espiritual.

«Cada uno de los elementos tienen un tratamiento iconográfico que despierta en el feligrés ese sentimiento espiritual, osea no es una obra que tenga nada más las características plásticas por si misma, sino que es una obra que simboliza y transmite ese acercamiento hacia la oración, hacia la veneración y hacia el respeto, porque hablamos de una imágen sagrada», puntualizó Salinas Martínez.

Fecha de publicación: 16 de febrero de 2012

 
Follow by Email
Facebook
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: