29 Mar 2012

Reflexionan contexto actual de México con Vía Crucis

Por Jimena Garza / Agencia Informativa UDEM

"Tenemos la certeza del Dios que ama a su pueblo y le da presencia de su Hijo amado para que juntos y juntas construyamos caminos de esperanza necesarios para que la humanidad sea cada vez más humana", dijo una de las organizadoras del evento al concluir con las seis estaciones.

Reflexionando sobre temas y eventos que engloban al contexto actual que se vive en México, la Universidad de Monterrey realizó su segundo Vía Crucis, donde representó las seis estaciones que llevaron a Jesús al calvario, teniendo como primer punto el edificio de Rectoría.

En punto de las 13:00 horas, alumnos, maestros y colaboradores se reunieron en la entrada principal del Centro de Información y Atención a Alumnos (CIAA) para dar inicio con la primera estación Jesús es aprehendido y condenado a muerte, en la cual reflexionaron sobre la violencia e inseguridad desatada en el país en los últimos años, donde hicieron la petición de vivir con armonía ante situaciones que se han vuelto habituales para la sociedad.

Siguiendo con el recorrido, los participantes arribaron a la segunda estación Jesús con la cruz a cuestas, ubicada en las áreas verdes frente al sombreado, ahí relacionaron los golpes que recibió Jesucristo por parte de los soldados con el maltrato y condena que enfrentó un salvadoreño a su llegada a México.

La tercera estación Jesús cae por primera vez, tuvo cabida a lado de la Enfermería UDEM, la cual sirvió para regalar a los participantes pequeños árboles a fin de fomentar el crecimiento de una semilla que puede dar frutos, la responsabilidad hacia el cuidado del medio ambiente y el balance en la administración de los bienes. Entre música y cantos Náhuatl, inspirada en la Fe de Dios, la comunidad UDEM llegó a la entrada de la Biblioteca, donde se encontraba la cuarta estación Jesús se dirige al pueblo y a las mujeres, ahí plasmaron en una hoja pensamientos a favor de los indígenas, la sociedad y las clases sociales marginadas.

El servir a los demás, fue la base de la quinta estación Jesús es despojado de sus vestiduras, situada en el Jardín Fundadores, donde Roberto Sandoval y Bertha Alicia Salazar, de jardinería y limpieza, respectivamente, dieron sus testimonios sobre los obstáculos que han vivido y cómo los han afrontado, después pidieron a los asistentes ser proactivos y ver por el prójimo.

La última estación Crucifixión y muerte de Jesús, tuvo presencia en La Campana, donde encendieron el cirio y repartieron velas, a fin de aclamar la resurrección de Jesús para que disminuya el crimen organizado y se incrementen las oportunidades educativas y laborales.

«El cierre del vía crucis no puede quedar en el sepulcro, porque Jesús no se ha quedado ahí, tenemos la certeza del Dios que ama a su pueblo y le da presencia de su Hijo amado para que juntos y juntas construyamos caminos de esperanza necesarios para que la humanidad sea cada vez más humana», dijo una de las organizadoras del evento al concluir con las seis estaciones.

 

Fecha de publicación: 29 de marzo de 2012

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: