09 Abr 2008

Realizan por primera vez simulacro de rescate urbano en la UDEM

Por Emma Catalina Garza / Agencia Informativa UDEM

Con el asombro de cientos de estudiantes, maestros, colaboradores y personal administrativo, quienes realizaban sus actividades cotidianas, el pasado miércoles 26 de marzo, llegaron las ambulancias, descendieron cuatro paramédicos y un numeroso equipo de salvamento, bajaron una camilla, prepararon cuerdas y arneses, y se dirigieron al quinto piso.

El fuerte sonido de la sirena de dos ambulancias irrumpió en el campus universitario para realizar, por primera vez, un simulacro de rescate urbano en la azotea de Rectoría a cargo de la Cruz Roja, cuyo objetivo fue crear conciencia y sensibilizar a la comunidad udemita y superar la colecta económica del año pasado.

Con el asombro de cientos de estudiantes, maestros, colaboradores y personal administrativo, quienes realizaban sus actividades cotidianas, el pasado miércoles 26 de marzo, llegaron las ambulancias, descendieron cuatro paramédicos y un numeroso equipo de salvamento, bajaron una camilla, prepararon cuerdas y arneses, y se dirigieron al quinto piso.

Andrés Marcelo Gracia Mellado, de sexto semestre de Ingeniería Industrial y de Sistemas (IIS), participó como voluntario al caracterizar a un herido grave, se acostó en la camilla, le colocaron el equipo de primeros auxilios: collarín, casco y diversos arneses a la altura del pecho, cadera y piernas para inmovilizarlo sobre otra camilla de material flexible de color naranja, la cual amarraron con cuerdas al barandal del edificio.

En posición vertical comenzó el descenso de Andrés desde una altura de 50 metros, dos paramédicos en la planta baja lo recibieron con ayuda de cuerdas. En un momento de gran expectación, finalmente se acercó la ambulancia para acomodar al herido a otra camilla plegable, lo subieron a la ambulancia y partieron del campus.

Elsa Laura Villareal Elizondo, coordinadora de Servicio Social de Bachilleres en el Centro para la Solidaridad y la Filantropía (CESyF) y organizadora del evento, explicó que la planeación del simulacro comenzó en la junta anual entre el rector Francisco Azcúnaga Guerra y las Damas Voluntarias de la Cruz Roja, en donde acordaron realizar un simulacro para llamar la atención de los estudiantes y crear conciencia sobre la importancia de sus donativos.

«Para poder recolectar más que el año pasado, se recomendaba hacer un simulacro de ésta categoría para poder concientizar a los alumnos para que donaran y se superara lo recaudado del ciclo pasado», dijo.

La colecta comenzó el 3 de marzo y concluyó el 4 de abril.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: