20 Abr 2018

Que tu cara no delate tu edad: ¡Cuídala!

El cuidado diario de tu piel es indispensable.

¿No te ha pasado que te pones una mascarilla y realmente deja tu piel igual o peor? Las mascarillas industriales son creadas a base de fórmulas por los laboratorios farmacéuticos y cosméticos. Pero tanto las industriales como las caseras te dan una función similar que es el eliminar las arrugas, acabar totalmente con las líneas que se marcan en tu rostro, hidratar e iluminar.

Debido a la falta de tiempo o dinero las personas no van con un dermatólogo o especialista para llevar un tratamiento. Pero nosotras te vamos a dar unos tips y métodos caseros que se adapten a tu tipo de piel que te van a encantar.

Limpiar es el principal paso antes de aplicar cualquier producto a tu rostro. Es muy importante porque la suciedad se va acumulando en los poros generando mucho sebo e impurezas. Es ideal utilizar diariamente un limpiador facial.

Las cremas que hidratan la piel se utilizan más que nada para recuperar vitaminas, minerales y agua. Si tu piel es grasosa debes de buscar un producto para equilibrar las glándulas sebáceas.

Mediante las mascarillas es como puedes reforzar tu piel, esto es fundamental cuando en tu cara comienzas a notar tus primeras arrugas.

Tres ideas para deshacerte de esos granos que te salieron en la mañana al despertar son:

 

  1. Partir una zanahoria, hervirla con un litro de agua. Hacer un puré al terminar y untarlo sobre el rostro cubriendo solo las zonas donde tienes granitos.
  2. Toma una aspirina y comienza a machacarla, mezclala con poca agua hasta que obtengas una pastita. Ponla en el granito y su poder hará que se haga pequeña hasta desaparecer.
  3. De un limón extrae un poco de jugo, agrégale una cucharadita de azúcar y unas gotas de aceite. ponlo en tu rostro por cinco minutos y vas a ver como tu rostro se va a aclarar.

 

Para pieles grasosas puedes:

 

  1. Mezclar media taza de fresas con media taza de yogurt natural en la licuadora, aplicala en tu cara por veinte minutos y quítala después con agua tibia.
  2. Mezcla dos cucharadas de avena  con agua si la piel es grasa o con leche si la piel es seca hasta formar una pastita suave, untala en tu piel y déjala por quince minutos, después retirarla con agua tibia.

 

Esperamos estos tips te hayan gustado y te sirvan mucho, recuerda que todo depende de tu tipo de piel.

 

Pueden ver nuestro video donde Dánica les enseñará una mascarilla de café rica en nutrientes para nuestra piel.

 

Etiquetas:                  

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *