03 Abr 2008

Llama a ser justos por medio de la educación

Crear una sociedad más justa para todos y vencer la exclusión que enfrentan los sectores empobrecidos en la actualidad fue la propuesta de Juan Carlos Tedezco, secretario de Educación de Argentina, en marco de la Cátedra Laboris de Educación

Crear una sociedad más justa para todos y vencer la exclusión que enfrentan los sectores empobrecidos en la actualidad fue la propuesta de Juan Carlos Tedezco, secretario de Educación de Argentina, en Educación y Pobreza: ¿Cómo romper el determinismo social de los resultados de aprendizaje?, con la cual expuso las razones y soluciones a la problemática que enfrenta América Latina en materia educativa.

«Lo que necesitamos es construir una sociedad más justa, en la que todos puedan estar incluidos con igualdad de oportunidades porque lo propio del nuevo capitalismo es la injusticia, la fragmentación y la creación de condiciones sociales que provoca que algunos queden fuera», dijo Tedezco el pasado 7 de agosto en marco de la Cátedra Laboris de Educación (LDE).

Así mismo dijo han aparecido nuevos términos como empleabilidad y educabilidad que se refieren a quienes pueden ser los educados y los empleados de los nuevos tiempos que requieren condiciones sociales para que la justicia sea lo que predomine.

«Para hacer justicia hay que estar educado, mucho más que en el pasado, porque en esta sociedad de la información y del conocimiento, una persona que no tenga acceso a la educación, no puede estar incluido en ningún ámbito de la vida laboral y social», afirmó.

Además la condición social es el problema que existe en la región latina donde los logros de aprendizaje y las calificaciones de los alumnos están determinados por su nivel socioeconómico.

«Los resultados escolares de México y de otros países como Argentina corresponden casi exactamente con los datos de condiciones materiales de vida y orígenes sociales y es necesario por eso que los docentes trabajen conjuntamente con las instituciones educativas y organismos en planes homogéneos en los que se contemple una formación justa».

Por su parte dijo que los maestros a principio del siglo XX sabían que estaban ayudando a construir naciones, hacían que se motivaran y trabajaran con entusiasmo para ello, pero en la actualidad es fundamental lograr que la docencia se asuma como constructora de una sociedad de igualdad.

«El pobre anteriormente tenía cultura al menos en su comunidad y un trabajo en el que ganaba poco, pero el excluido de ahora no tiene trabajo, ninguna condición social, ninguna institución que los ampare y están asociados con la anomia».

Como posible solución, plateó la inducción de los maestros a hacer formar planes de vida en sus alumnos que les permitan trazar metas a largo plazo, así como a la expresión continua de la importancia de la educación y también a dar confianza a los procesos de aprendizaje de cada quien.

«Es indispensable que las instituciones educativas fortalezcan la creación de proyectos concretos de vida en sus alumnos y canalizarlos en sus habilidades, gustos e inclinaciones y que a través de la expresión se creen códigos de inducción y concientización, que ayudaría también a que el docente y el alumno establezcan vínculos de confianza», señaló.

A través de modelos concretos en los que países como Chile y Francia superaron la exclusión educativa con éxito, lo cual es un proceso que comienza poco después de que le niño nace y se incluye en la sociedad.

«En Chile, donde mejoraron los salarios a los maestros, los servicios escolares, cambiaron a tiempo completo el período diario de estudio en 80 por ciento de las escuelas, equiparon las instalaciones con computadoras y tecnología avanzada, lograron reducir la pobreza y de acuerdo a los resultados de calidad, los alumnos de bajos recursos comparados con los alumnos económicamente estables aprenden y responden igualmente».

Tedezco aclaró que existen también otros factores que influyen en la problemática educativa que enfrenta América Latina como la posibilidad que algunos niños asisten a guarderías y jardines de niños a muy temprana.

Esos niños son los más preparados para iniciar su carrera escolar cuando llegan a la escuela y los que socialmente están mucho más homogéneos, indicó.

«En nuestros países, la mayoría no tiene la posibilidad de enviar a sus hijos a guarderías por lo que sus madres o padres se ocupan de ellos y en Argentina por ejemplo, uno o dos de cada 10 niños están socializando sus primeros años de vida con adultos que nunca han trabajado, ya que el 15 por ciento de los padres son menores de edad».

Las razones por lo que la educación entró en crisis son la globalización y los cambios históricos en los años noventa en donde perdió el sentido común y las instituciones se ocuparon de la des- o centralización, el financiamiento, la autonomía y no se discutía el verdadero sentido de la educación.

«Estamos viviendo momentos de transformaciones profundas, todo es nuevo, nuevas estructuras, paradigmas, realidades, tecnologías y patrones culturales, en todos los campos en la que la distinción clásica entre la teoría y la práctica está desapareciendo y no como antes que existían manuales donde se decía todo lo que se debía y había que poner en marcha y es fundamental que la teoría se nutra de la práctica y la práctica de la teoría», agregó.

Así mismo aclaró que no es legítimo demandarle a la educación la injerencia en la equidad social si no va acompañada con políticas económicas y sociales de distribución de ingresos que son aspectos básicos para que la educación haga su parte.

«En los noventa el discurso ponía en manos de la educación la solución del problema de equidad social y se demostró que la institución educativa sola no se dio abasto para resolver el problema, además de que se ponía la educación al servicio del desarrollo económico y tenía que formar los recursos humanos necesarios para ello», puntualizó.

Fecha de publicación: 3 de abril de 2008

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: