06 Abr 2015

La perfección del maniquí

María José González y César Augusto Cantú

«Why should the fruit be inferior to the flower?» (George Orwell)

 

Las chavas de Modas están un poquito apresuradas. Falta poco para el uDesign y tienen que tener listos sus vestidos. Unas andan de arriba para abajo, recorriendo cada rincón del Taller de Patronaje y Confección; miden, cosen, dibujan, planchan, piensan… Otras están sentadas de frente a un maniquí vestido, absorbidas en el ajuste de los detalles más mínimos.

Los diseños son únicos y originales, creados exclusivamente para el fashion show del uDesign. Algunos parten de conceptos tan raros como los dobleces del origami, las alas de una mariposa y una de las sillas del taller; cualquier cosa es fuente de inspiración.

 

El taller y sus habitantes.

 

 

La palabra “moda” hace que uno piense en plasticidad y glamour: colores brillantes, peinados estrafalarios, vestidos que apenas para la pasarela porque para la calle como que no… Pero en el taller no hay mucho de eso. Es una habitación larga, dominada por tonos grises y blancos. Al centro hay varias mesas para trabajar y discutir, y en los flancos quedan las máquinas de coser y los carretes de hilo. El sol entra por las ventanas, a veces amarillo, a veces gris, en ocasiones blanco como la tiza.

Lo que sí hay son maniquíes. Muchos maniquíes, desparramados por todo el taller. Algunos están marcados por líneas de listón rojo, otros cubiertos de pedazos de tela y con notitas que piden “NO TOCAR”. Pero la mayoría están destapados, bronceando su piel de tela gris blanquecino bajo las lámparas y el sol. Y todos son ideales. Todos son perfectos.

 

Cuerpos perfectos

Alejandra González toma un pedazote de tela y lo coloca sobre una de las mesas al centro del taller. Luego agarra un lápiz, se inclina sobre la tela y comienza a marcar líneas. Más al rato estará parada frente a un maniquí que porta un trozo de vestido color beige. Lo enroscará en una cinta de medir y después acercará el rostro y concentrará los dedos en un sólo punto que trabajará por varios minutos.

 

Ale marcando los patrones de su vestido.

 

 

Ale va en séptimo semestre de Modas. Anda trabajando en un vestido “doble circular”. El vestido está hecho en dos partes: un semi-círculo que conforma tres cuartos del conjunto y otro cacho más, la cuarta parte que cierra el círculo. Lo modelará una chava llamada Natalia.

Ale dice que el maniquí tiene un cuerpo ideal. De que hay personas con ese cuerpo las hay, pero son muy pocas. Es medio rara la idea de hacer ropa para cuerpos idealizados, que existen casi siempre sólo en las perfecciones de la mente.

Puro enfoque.

 

«Realmente se supone que se trabaja con estos maniquíes para que se vea todo estilizado, perfecto; es para probar sobre el maniquí. Pero sí, no tienen un cuerpo común. Nada más he conocido a dos personas que tienen el cuerpo del maniquí».

El maniquí es la base de todo diseño, el punto cero. Las medidas se ajustan luego al cuerpo que vaya a ocupar el vestido. Es una práctica medio platónica, uno de los tantos vicios de la industria de la moda. Un vicio que ya es cultura.

«No es culpa de ellas [las modelos], es culpa de todo lo que está detrás: que hacen los vestidos para personas súper delgadas, que los maniquís están hechos con cuerpos súper idealizados y todo eso. Pero yo creo que cada etapa histórica tiene como que su estilo. Fíjate que yo me acuerdo que antes como que las buscaban tipo Pamela Anderson, que estuvieran muy voluminosas, y ahorita son flacas completamente; no pompis, no bubis, no nada».

Habrá que esperar para ver a dónde van a parar los cánones de belleza. Pero la historia es cíclica, así que a lo mejor volveremos a lo pasado, y más adelante a lo que hoy es presente, y así hasta que encontremos una salida.

 

modas6

***

Alejandra González habló de un proyecto que traían ella y sus compañeras para cambiar un poco los vicios de la moda. Chequen el audio.

Etiquetas:                  

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *