12 Abr 2011

Fusionan ritmo latinoamericano con jazz: Mexicanísimo

Por Laura Carolina Herrera y María Fernanda Flota / Agencia Informativa UDEM

El espectáculo, interpretado por Ensamble UDEM, se sustentó por 10 cantantes, siete músicos y un repertorio de 14 canciones divididas en cuatro segmentos, indicados por el director de Difusión Cultural, Arnoldo Nerio.

La fusión entre la lírica y ritmo latinoamericanos con las líneas melódicas del jazz, hicieron de Mexicanísimo un evento digno de elogio entre la audiencia este 9 de abril en el Teatro UDEM.

El espectáculo, interpretado por Ensamble UDEM, se sustentó por 10 cantantes, siete músicos y un repertorio de 14 canciones divididas en cuatro segmentos, indicados por el director de Difusión Cultural, Arnoldo Nerio.

En el primero, las imágenes de la poesía mexicana se hicieron presentes con el son istmeño La Llorona, el bolero Luz de Luna y la romántica Sombras, esta última compuesta por el maestro Javier Solís.

«De todas las formas de expresión artística, la música es quizás la que con mayor facilidad se vuelve portadora o evocadora de sentimientos; en el caso de la canción tradicional mexicana, es válido decir que ésta encierra y refleja gran parte de nuestra esencia e identidad nacionales, tanto la gran variedad de paisajes, etnias y costumbres, como los mestizajes que surgen entre estas y las influencias que constantemente recibimos del exterior «, aseguró Nerio.

En el segundo segmento se interpretaron La Bruja, Tierra Mestiza, en donde Nerio tocó la flauta a dueto con el piano y El Cascabel, tres piezas que se acercan más al espíritu de lo tradicional-folclórico, pero que al mismo tiempo fueron abordadas a tono de jazz para adaptarlas a la contemporaneidad y hacerlas más atractivas al público.

El tercer apartado estuvo dedicado al bolero latinoamericano, pues además de escuchar Piensa en Mí de Agustín Lara y La Bikina de Rubén Fuentes, se hizo homenaje al venezolano Ítalo Pizzolante con su tema Motivos.

«Un género como el bolero, aunque de origen cubano, encontró en nuestro país tierra fértil para desarrollarse; sirve como vehículo muy eficaz para transmitir ese sentimentalismo que forma parte de nuestra idiosincrasia», señaló Nerio.

Por último, el cuarto bloque fue reservado para las canciones con un carácter meramente mexicano ya que La Tequilera, Serenata Huasteca, México en la Piel y El Andariego, tratan uno de los dos extremos de las canciones nacionales, descritos por Nerio como «Una alegría desenfrenada de espíritu festivo y social».

Fecha de publicación: 12 de abril de 2011

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: