02 Mar 2020

Explican nuevas generaciones de padres

Paul Borjas y José Andrés Santos

Jesús Amaya

Jesús Amaya Guerra, licenciado en Educación con Maestría en Desarrollo Organizacional por la UDEM, impartió la conferencia Padres contracorriente: el valor de decir no, donde aprovechó para presentar su nuevo libro.

El objetivo principal de la conferencia fue provocar el análisis a los asistentes, del fenómeno que existe en los padres, quienes buscan solucionar todos los problemas a sus hijos, donde el ponente señaló que existen diversas presiones sobre los padres del siglo XXl por ser “perfectos” en donde serlo se encuentra el miedo más grande, como decir no a los hijos, saber cuándo brindar la libertad y la confianza hacia los hijos y cuándo no.

Uno de los mayores retos que se presenta en las familias es la contracorriente que es de dos, la responsabilidad de los hijos es de ambos padres, y deben de tomar las decisiones importantes con respecto a su educación y desarrollo con el fin de tomar en cuenta dos puntos de vista claramente diferentes pero que buscan un bien en común, expresó el autor y coautor de 24 libros.

Otro punto importante es la lucha con evidencia y no con mayoría, hoy en día la “generación trofeo” que básicamente consiste en que los niños son premiados con el simple hecho de participar y no por interés, es preocupante ya que enseña al infante a no ganar sus batallas por mérito propio, sino porque busca obtener algo a cambio.

Además, el autor compartió tres puntos críticos que se presentan en la sociedad, como la sexualización de las niñas a muy temprana edad, aproximadamente a los 4 – 5 años, con la pubertad comienzan a tener problemas de adultos como el alcohol o problemas alimenticios, muchas veces acompañados de depresión.

Otro punto son los videojuegos violentos a temprana edad, debido a que al momento en que los niños juegan su sensibilidad se vuelve inmune a causa de los mismos.

Asimismo, el último factor es la tecnología y las redes sociales, en los más chicos de la casa se convierte en un problema por su interacción con estos ya que pasan más de hora y media en plataformas digitales, al lograr que se vuelvan más vulnerables a la depresión. 

Jesús Amaya

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: