14 Nov 2017

Entre cuerdas, teclas y películas

Carmen Coronado, Mirza Tello y Sandra López

Descubre la importancia de la música para contar historias, en el cine y en la vida.

Fotografía por Miguel Benavides.

Andrea Hinojosa es una talentosa estudiante de cinematografía y una ávida pianista, combina la música con el cine para desarrollar sus creaciones y con su vida para sanar su alma.

Ella estudia la carrera de Producción Cinematográfica Digital en la UDEM, desde pequeña le han interesado las diferentes formas de expresión como la música y las imágenes, que convergen en el cine. 

Se sintió identificada con el piano, al ser una niña tímida, por sus sonidos melancólicos y ejecución individual, aunque no necesariamente triste. Comenzó sus clases particulares a los doce años. Andrea valora mucho el apoyo de su maestro:

“Tuve la suerte de haber coincidido con alguien que era como yo”

Su primer acercamiento a la música fue su tío, a quien escuchaba ensayar con su banda por las tardes, por lo cual se interesó en otro instrumento y a los catorce años inició clases de guitarra:

“Tocarla me recuerda a él y a mí cuando era mas niña, el sonido me trae recuerdos muy bonitos.”

Entre sus favoritas están: Heartbeats, “Castillos de Cristal», y composiciones de Yann Tiersen y Joe Hisaishi. Además, conoce un poco de música clásica, pero prefiere géneros contemporáneos y los elige dependiendo de lo que necesite expresar. Conoce más del significado de la música en su vida en el siguiente clip:

Para Andrea, la música y el cine son complementarios, porque el propósito de la música es ser un personaje en la historia y no un recurso secundario, tal como lo hace el compositor Hanz Zimmer en la película Dunkerque, al generar un ambiente de tensión debido al manejo de los sonidos. Andrea nos cuenta acerca de la relación música/cine en el siguiente audio:

En cuanto a su carrera, su proceso creativo consiste en pensar la emoción que desea evocar mediante la música, para después imaginar una historia, situación similar a la del director Damien Chazelle en la película La La Land, ya que tenía las composiciones antes de la narrativa.

Actualmente se encuentra trabajando en su tesis, un cortometraje llamado Funerales Paz, que trata sobre el dueño de una funeraria que descubre como la línea entre la vida y la muerte es más delgada de lo que pensaba cuando un cliente inusual lo visita. 

Las composiciones de este proyecto serán realizadas en piano, mismas que Andrea ha sugerido a la directora.

Fotografía por Homero Hinojosa.

Sin embargo, Andrea aún no se atreve a componer y subirse a los escenarios, pero no descarta la posibilidad de estudiar música próximamente.

Para ella la música es una experiencia personal, terapéutica y catártica más que una expresión en público, le sirve para desestresarse y olvidarse de sus problemas.

“Cuando era más chica sentía que cuando tocaba una pieza algo iba a cambiar, cambiaba el tono de mi vida si tocaba alguna pieza y al terminar sentía que estaba en otro mundo… y el problema se quedaba atrás.”

Conoce también a SUN DAY.

Etiquetas:        

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *