14 Mar 2017

Docente por un semestre

por Sara Salazar y Mariana Díaz

Seguramente puedes nombrar un par de maestros o maestras que han cambiado tu vida; alguien que sus clases eran tan buenas que te generaron un gusto por la ciencia, o tal vez por la literatura. Gracias a estos maestros, muchos de nosotros hemos logrado llegar lejos y encontrar lo que nos apasiona, pero ¿te has puesto a pensar como tú has cambiado la suya?

 

Una historia que se repite 

Cuenta la leyenda que la Preparatoria Politécnica Santa Catarina (PPSC) es un lugar donde tanto alumnos como maestros pueden encontrar sus vocaciones. Así fue como el maestro de la preparatoria UDEM, Marco Antonio Alcalá, nos explicó cómo este servicio social lo hizo encontrar su pasión por la docencia hace ya más de seis años.

 

Marco

Maestro de la preparatoria UDEM, Marco Antonio Alcalá

 

Así como Marco, diversos alumnos que están realizando su servicio actualmente en la PPSC tienen una inquietud por desarrollar diversas competencias en esta área. Daniela Rubio Maldonado, maestra de español 4to semestre, sigue haciendo que la historia se repita.

 

Daniela Rubio Maldonado, maestra de español 4to semestre

Daniela Rubio Maldonado, estudiante UDEM.

 

Esta inquietud fue lo que la llevó a realizar su servicio social en esta preparatoria. Gracias a esto, la estudiante de la carrera de Letras en la UDEM, mencionó que el impartir clases se ha convertido en una de sus metas.

 

Alumnos de la Preparatoria Politécnica

Alumnos de 4° semestre de la Preparatoria Politécnica

 

Aunque Daniela no estudie una carrera vinculada a la docencia, ella ha logrado ser un modelo a seguir para sus estudiantes y hace su mejor esfuerzo por preparar sus clases de una manera original y entretenida para sus alumnos.  

 

Alumnos trabajando durante clases

Alumnos trabajando en clases

 

Una de los objetivos de la PPSC no es solamente que los alumnos aprendan, sino que los maestros de servicio social se lleven un aprendizaje aún mayor. De esta manera, las competencias que se obtienen son virtudes como la paciencia, la comprensión y la dedicación.

Daniela mencionó que lo que más la ha marcado de esta experiencia como maestra, es el hecho de que cada persona tiene su forma de aprender y trabajar. Como dice el dicho “cada cabeza es un mundo”, pero no es hasta que estamos frente a un grupo diverso de personas que esta declaración cobra sentido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *