12 Nov 2009

Conjugan estudios, obstáculos y lado artístico en camino a la Fama

Astrid Rivero

Tener estilo, ser aceptado y competitivo, los sentimientos de amor, esperanza, tristeza y añoranza, la juventud y el difícil camino para alcanzar un futuro en busca de la fama, involucran tiempo, esfuerzo, dedicación y principalmente corazón.

El Musical Fame, original de David de Silva, transcurre a principios de los 80’s cuando un grupo de jóvenes son seleccionados para entrar a la escuela Performing Arts, donde conocen al amor de su vida, luchan contra sus temores, se ríen, se entristecen y después de cuatro años algunos lograrán ser artistas mientras que otros se quedan en el intento.

La puesta en escena trae de regreso los años 80 y reúne 60 actores, cantantes, bailarines y 10 músicos, quienes ensayan durante 12 semanas y preparan 22 temas musicales mientras siguen sus estudios y rutina en la UDEM para hacer posible la presentación del musical de Broadway Fame.

Los 80’s representan una época de estilo propio en la que peinados crepe, leggings, blusas y pantalones estampados, colores brillantes y accesorios, fueron utilizados por los integrantes de la compañía de Comedia Musical de la UDEM, dirigida y coreografiada por Estrella Villarreal.

Los temas más ovacionados de la noche fueron Mírala, el tema central de la historia y En Hollywood, interpretados por Jimena Gallardo (LDE), en el papel protagónico de Carmen Díaz.

La obra de Music Theatre International (MTI) tiene su lado dramático al momento en que Carmen Díaz se envuelve en problemas de drogas, trunca su sueño de triunfar y convertirse en estrella y da fin a su vida por una sobredosis. El lado cómico se observa en las participaciones de Luis Fernando (LCIC), y Morena Valdés (Prepa UDEM), quienes interpretan, respectivamente, a Joe Vegas, adicto a las mujeres, el sexo y el rock & roll y Mabel Washington, adicta a la comida.

Pero ¿qué serían cuatro años de estudio, convivencia, aventuras y sueños si no existe una historia de amor? Con una destacada interpretación vocal dirigida por Daniel Ulloa, Amanda Rivera como Serena Katz y Carlos Martínez como Nick Piazza y el tema Vamos a Actuarlo, provocó que algunos asistentes derramaran lágrimas por la emotividad y los sentimientos encontrados entre la confusión de un amor entre amigos y un amor de pareja.

La actuación de Gabriela Rodríguez, coordinadora de Difusión Cultural, en el papel de Miss Esther Sherman, dió realeza a la historia por el talento y fuerza de interpretación para lograr representar una mujer madura que confía y cree en sus alumnos y que busca prepararlos para la vida. Aunque al inicio de la historia se muestra rígida y enérgica, al entonar Son como Hijos, expresa el cariño que tiene por ellos.

Con el tema Nuestro Mañana, interpretado por los personajes protagónicos junto a toda la compañía, una graduación y la frase «nuestro momento ya llegó, el sol brilla hoy», la generación 80-84 de Performing Arts se despide dejando al público la idea de que no importa las situaciones por las que pasen, siempre habrá que seguir un sueño que en cualquiera de las disciplinas que desempeñes te lleven rumbo al camino del éxito y la fama.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último: